lunes, 7 de octubre de 2019

MÁS ORO PARA EL CAPITOLIO

SHARE


LOS GOBELINOS CENSURADOS
Por Carlos Ferrera

Hace pocos meses interpelaba en las redes a mis amigos historiadores y numismáticos cubanos, sobre el origen del escudo -o blasón- que aparece repetidas veces reproducido en varios elementos de la decoración original del Capitolio Nacional de Cuba.

En las versiones en bronce que hay en el edificio, se aprecian las iniciales RCI, que, -aventuraba yo- quizás correspondían a “República de Cuba Independiente”. El especialista en Numismática y Ceremonial cubano Mike Arista-Salado me refiere que el escudo y las siglas de su divisa, son una inspiración del de la República Francesa, pero desconoce también el significado real de las letras.

La cuestión es que recientemente, un colega de Madrid me hizo llegar a Barcelona unas fotos del interior de una sofisticada tapicería madrileña, que ha recibido un encargo curioso y nada barato. 

El gobierno cubano les ha encargado la fabricación de 15 gobelinos embellecedores de terciopelo, rematados en con borlas y flecos de cordón dorado, "para cortinas de siete metros de altura”, según pudo averiguar mi fuente.

No me fue difícil adivinar el destino de los gobelinos: el Capitolio habanero es la única edificación cubana que podría tener puertas o vanos de esas proporciones y en ese número, y el blasón corresponde al diseñado para el edificio en su día.
Tampoco me sorprende tanto que en pleno “período coyuntural” de miseria galopante en todos los frentes económicos del país, Cuba se permita el lujo de presupuestar pequeñas fortunas para la ejecución de rehabilitaciones “de Estado”, como la del Capitolio. La reciente inauguración de su nueva cúpula -también dorada- para muchos es un despropósito estético e histórico innecesario, que desvirtúa la esencia arquitectónica original de nuestro mayor edificio neoclásico.


Pero más allá de opiniones historicistas a favor o en contra del lugar que debe ocupar el oro en nuestra decoración vernácula, lo que ha llamado mi atención de las fotos de los gobelinos, es un detalle omitido en la nueva reproducción del escudo que centra el diseño. Se trata, en efecto, del mismo blasón, pero con solo dos iniciales como divisa: RC; la letra I ha desaparecido.

En los años 60s, la dictadura cubana se llevó un responso internacional, al descubrirse que agentes del gobierno habían subastado en Christies algunas piezas del menaje y decoración originales del Capitolio, como la vajilla diseñada para uso institucional de los miembros de la cámara, pisapapeles y tinteros de bronce. Creo que finalmente la adquirió una asociación cubana en el exilio.

Justo ahora, -y más por imperativos turísticos y económicos que patrimoniales-, en medio de la peor las crisis del país, Díaz-Canel ha desechado -por suerte- la vía del expolio de sus antecesores, y aparenta preocuparse por lavar la cara a los monumentos más valiosos. Pero atención, porque quizás en el proceso, también esté borrando auténtica historia de Cuba, y reescribiendo otra nueva con la tijera de la censura, como hicieron los hermanos Castro en el pasado.

¿Cuál es el misterio de la I desaparecida en el escudo del Capitolio de La Habana?

Tendremos que esperar a que los gobelinos lleguen a Cuba y sean colocados en las 15 puertas acortinadas que los esperan, para que Eusebio Leal, historiador andante, se digne a explicarnos por qué la letra I, ya no existe más…

SHARE

Author: verified_user

Cubano de nacimiento y catalán de adopción

7 comentarios:

  1. Habrà algù historiador en Cuba, trabajando directamente en el Capitolio? Quizà esa persona pueda tener respuestas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguramente, Sara. Esperemos que lea esta entrada. Gracias por tu visita

      Eliminar
    2. Cuando te hacen el Tour te lo dicen.

      Eliminar
  2. Dudo mucho que el ilustre monaguillo, devenido historiador despojado tenga una explicación para ésto, es más, segura estoy que la I ni siquiera será mencionada. La plebe tiene suficiente enajenación con la escasez de transporte, comida y la insalubridad galopante que acabará matándolos si antes no les mata un derrumbe.

    ResponderEliminar
  3. Ohh, me quedé "putrefacta" con esto que acabo de leer, a dínde fue a parar la "I" ????

    ResponderEliminar
  4. Bueno no queda que esperar a que Eusebio leal nos cuente a donde fue a parar la I.... en este misterio Coyuntural digno de una novela

    ResponderEliminar

Se eliminarán los comentarios ofensivos de cualquier tipo.